lunes, 28 de diciembre de 2015

Las consecuencias de la sequía

El año 2015 se ha caracterizado en nuestro territorio por unas condiciones meteorológicas extrañas y extremas. En julio la ola de calor se prolongó durante un mes y disparó el mercurio. En otoño e invierno el Niño ha provocado un tiempo anticiclónico que se está prolongando durante meses en los cuales las temperaturas están siendo muy elevadas y las precipitaciones prácticamente nulas. Los efectos son diversos: alarmante contaminación atmosférica en algunas ciudades, florecen los árboles frutales en pleno diciembre, la Cornisa Cantábrica -conocida como la España Húmeda- es arrasada por los incendios forestales y la gente pasea por sus playas en Navidad, los comercios no venden sus prendas de invierno y se produce un ahorro energético por las altas temperaturas.

No se trata de un problema coyuntural del momento, sino que el cambio climático está incidiendo en gran medida en nuestro paisaje y forzará cambios económicos y en nuestro día a día. De hecho, en estaciones meteorológicas como la de Elche, en las acaballas de 2015 se han registrado tan sólo 165  mm de precipitaciones cuando su media es de 265, con el agravante de las altas temperaturas que incrementan la evaporación. A continuación se indican las principales consecuencias de la sequía:



1.  Drástica reducción de cosechas agrícolas y riesgo de pérdida del arbolado. Conlleva la ruina para los agricultores y el incremento de precios para el consumidor. Aunque existe la posibilidad de regar a través de infraestructuras como los trasvases, pozos o plantas desalinizadoras, el sobrecoste en el precio final del agua acostumbra a ser disuasorio.                  

2.  Incremento de la desertificación y problemas para la supervivencia de la  fauna silvestre y de los ganados. Afecta con gran incidencia al hábitat de zonas húmedas como El Fondo d’Elx en las cuales se reduce el volumen de agua y la restante se eutrofiza provocando la mortandad de peces por su escaso nivel de oxígeno. En cuanto a la reducción de la vegetación en las laderas por la sequía, en las próximas lluvias torrenciales se producirá una fuerte erosión del suelo que dificultará la regeneración de la cobertura vegetal.

                    Los efectos de la sequía en el embalse del Amadorio.
3.   Mayor contaminación atmosférica, ya que debido a la falta de precipitaciones no se limpia la atmósfera ni la superficie. Esta elevada concentración de partículas en suspensión en el aire afecta especialmente a personas con problemas respiratorios y provoca enfermedades.

4.   Proliferación de los incendios forestales, pues la vegetación está muy seca y es de rápida combustión. Ello se agrava por los recortes efectuados en las tareas de prevención en la limpieza de montes y barrancos y por el reciente cambio legislativo que permite la construcción sobre suelos quemados.




5.  Encarecimiento del precio del agua y posibles restricciones en su uso. Debido a la economía de escala, el mayor coste perjudicará a otras actividades como la industria, el turismo y la vida doméstica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario