domingo, 9 de abril de 2017

Ninguna autonomía española consigue reponer su población


El envejecimiento demográfico es uno de los grandes problemas del mundo desarrollado y una de sus causas es la reducida natalidad que se produce en los países ricos. De hecho, cuando hablamos de la tasa de fecundidad (cantidad de hijos que tiene una mujer), la llamada tasa de reemplazo o de reposición es de 2,1. Es decir, cada mujer tendría que tener de media 2,1 hijos para conseguir mantener la cantidad de población existente.

Pero en el mapa se ve claramente como, en el ámbito europeo, los países que más están sufriendo la crisis (con un empleo escaso y precario unido a menores ayudas públicas) tienen una menor tasa de natalidad. Cabe señalar que ninguna autonomía española alcanza la tasa de reposición y destacan algunas situaciones muy alarmantes como es el caso de Asturias, donde el promedio es de tan solo 1 hijo por mujer.

El mapa europeo de la fecundidad muestra signos alarmantes para España. Fuente: 20 minutos